vectorial 8 26 de Mayo de 2017

La importancia de la figura del administrador de fincas colegiado

En la actualidad, la mayoría de las personas viven en una comunidad de propietarios, situación generada principalmente por la superpoblación de las ciudades y los núcleos urbanos.

La convivencia, en comunidades de propietarios, provoca habitualmente muchos conflictos que en ocasiones son difíciles de solucionar, debido al desconocimiento por parte de los propietarios de la normativa que debe aplicarse en cada ocasión.

En estos momentos es cuando se hace necesaria e imprescindible la contratación de un profesional que consiga llevar a buen puerto las diferencias surgidas entre los propietarios. Y este profesional no es otro que un administrador de fincas colegiado.

Un administrador de fincas colegiado es aquella persona que, de forma habitual, como actividad principal o secundaria, ejerce, por cuenta de terceros, en calidad de mandatario o intermediario, una actividad de gestión de propiedades o derechos inmobiliarios, o de administración de propiedades inmobiliarias en copropiedad.

En otras palabras, es un profesional cualificado cuya responsabilidad va desde hacer cumplir los acuerdos adoptados en junta, hasta contabilizar y controlar los gastos e ingresos, pasando por relacionarse en nombre de la comunidad con los organismos oficiales, mediar entre los propietarios en situaciones de disputas, etc.

Para una comunidad de propietarios contar con un administrador de fincas colegiado le supondrá una serie de ventajas que se indican y desgranan a continuación.

Ahorro

Entre las muchas funciones de un administrador de fincas está la de rentabilizar al máximo el presupuesto económico de la comunidad mediante el control de los costes de mantenimiento y reparaciones que se produzcan en la finca.

Relación con organismos oficiales

Como profesional cualificado, el administrador de fincas tiene una relación directa con ayuntamientos, Gobierno Vasco o cualquier otra administración publica que tenga que relacionarse directa o indirectamente con la comunidad de propietarios. Las gestiones que realiza son habitualmente las relativas a las ayudas de rehabilitación de los edificios tanto en lo concerniente a la eficiencia energética como a la accesibilidad.

Morosidad

En las comunidades se producen situaciones desagradables como son los impagos de las cuotas por parte de alguno de los propietarios. Será el administrador de fincas quien reclamará primero extrajudicialmente la deuda al propietario moroso y, de no obtener un resultado positivo con la gestión, solicitará el acuerdo de la junta para interponer la correspondiente denuncia ante los tribunales.

Toma de decisiones

Un buen asesoramiento a la hora de tomar decisiones en una junta de propietarios es imprescindible. Este asesoramiento es el que facilita un administrador de fincas cuando se deben tomar acuerdos que afectarán a todos los miembros de la comunidad.

Mediación

El administrador de fincas es una persona externa a la comunidad y, por lo tanto, más objetiva cuando se trata de mediar con los distintos conflictos que se ocasionen entre los copropietarios.

Previsión

Los administradores de fincas, como profesionales cualificados, velarán por el buen funcionamiento de la comunidad, sus instalaciones y servicios, para hacer las oportunas advertencias a los propietarios, en caso de que fuera necesario.

Todas estas ventajas y algunas otras no enumeradas son los beneficios obtenidos por la comunidad de propietarios que contrata a un administrador de fincas colegiado. Se trata, en definitiva, de un profesional que les aportará eficacia, confianza y tranquilidad para que los propietarios puedan dejar a un lado parte, si no todos, de los problemas comunitarios.

 

Fuente: https://www.diariovasco.com/suplementos/hogar/productos-servicios/administrador-fincas-colegiado-20230525093654-nt.html

Logos de las entidades cuyo proyecto es financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU

«Financiado por la Unión Europea – NextGenerationEU. Sin embargo, los puntos de vista y las opiniones expresadas son únicamente los del autor o autores y no reflejan necesariamente los de la Unión Europea o la Comisión Europea. Ni la Unión Europea ni la Comisión Europea pueden ser consideradas responsables de las mismas»